Esa deliciosa bebida que te acompaña en el desayuno, te ayuda a despertar y te pone de buen humor sólo con aspirar su aroma, tiene una historia propia. Y es que el cultivo del café es una tarea noble e interesante por el lado que la veas, y su génesis es digna de relatarse, como lo haremos a continuación.

El cultivo del café, paso a paso

Elección del terreno

El área de siembra debe reunir las condiciones adecuadas, entre las que se encuentran:

  • Clima adecuado: generalmente entre 19 y 21.5 grados centígrados.
  • Precipitación de lluvia normal, ya que la falta de la falta de ésta - o su exceso - generan sequía y proliferación de plagas, respectivamente.
  • Humedad y vientos normales.
  • Es preferible elegir terrenos de color oscuro, ya que la textura de los mismos favorecen el proceso productivo en general.
  • Países como Vietnam, Colombia, Brasil, México e Indonesia están entre los principales productores de café, debido a las condiciones favorables explicadas anteriormente.

Siembra

Una vez delimitado y elegido el terreno, se procede a sembrar las semillas de café, las que más tarde darán vida al árbol conocido como cafeto. De aquí pueden transcurrir de tres a cuatro años para que éste arroje los primeros frutos. En algunos casos será necesario utilizar fertilizantes, si por cualquier circunstancia las condiciones de la zona dificultan la germinación de la semilla.

Cosecha

Una vez que los frutos maduran se procede a la recolección. Es una labor manual que implica un intenso trabajo y en el que cada obrero deberá elegir los mejores, que se reconocen por su color brillante y piel gruesa. El recolector lleva consigo un canasto en el que va colocando cuidadosamente la cosecha, cuyos frutos son semejantes a las cerezas. Luego se coloca el producto en sacos para continuar con el proceso.

Beneficio

Es otra parte importante en el cultivo del café y consiste en lo siguiente:

  • Se retira con sumo cuidado la pulpa de la semilla (pelarlo), así como toda viscosidad que presente (a esto se conoce también como desmucilaginado).
  • De aquí se procede a transformar los granos de café en pergamino seco, mediante el proceso tradicional que consiste en dejarlos al sol durante unos 15 días aproximadamente. Para ello, son colocados en una superficie de cemento.
  • También existe el método húmedo, en el que el café es sumergido en agua y procesado posteriormente en máquinas despulpadoras. Este procedimiento no es bien visto por grupos ecológicos, ya que implica la utilización de enormes cantidades de líquido. Además, puede contaminar ríos o mares donde éste vaya a parar, que ya se ha ensuciado con la pulpa y mucílago de los granos de café.
  • En el método semi-húmedo se utiliza menos agua y el despulpado a veces requiere de máquinas especiales. El producto resultante se deja secar al sol.

Clasificación y pulido

Después de lo anterior, es necesario aplicar filtros de calidad a fin de eliminar los granos defectuosos y pulirlos para mejorar su aspecto.

Almacenamiento y transporte

El producto final se almacena en bodegas con una adecuada ventilación, para luego ser transportado a los diferentes clientes. Por último llega al consumidor final, que disfrutará al despertar de una rica taza de café caliente.

Procesos adicionales

Sumado a lo anterior, en el cultivo del café también existen otros métodos tendientes a captar un mayor número de consumidores. Aquí te los explicamos:

  • Tostado: este proceso influye en que el café tenga un mejor sabor. El color verdoso se torna oscuro y el aroma se vuelve más intenso. El tostado puede ser lento o rápido, e incluso se le puede agregar azúcar, la que se adhiere a los granos. Esto último se conoce como torrefacción.
  • Molienda: consiste en reducir el grano tostado hasta convertirlo en polvo, para posteriormente comercializarlo como café instantáneo o soluble.
  • Descafeinización: consiste en eliminar la cafeína de los granos y se realiza por tratamiento con agua, cloruro de metileno o dióxido de carbono. De esta manera, millones de consumidores disfrutarán del brebaje sin preocuparse por el desvelo o nerviosismo que en algunos produce la cafeína.

Como puedes ver, el cultivo del café es un proceso apasionante y complejo. Involucra una ardua labor y también mucho amor por esta tarea. La combinación de estos dos factores da como resultado la humeante y olorosa taza de Gourmesso, que agrega un toque extra de sabor y alegría a tu vida. Así que a ahora ve a disfrutar del fruto de este lindo y cuidado trabajo. ¡Buen provecho!